NOTA INFORMATIVA

Qué alegría me da conocer que los retratos de rostros infantiles que pinto en paredes de mi comunidad son apreciados por varias personas. Me llegan numerosas muestras afectivas de los Buenavisteños .Confieso que esto me estimula a perfeccionar la obra para brindar un producto de más calidad. Veo interesante que a los niños les agrade verme pintar. Ellos me perciben como un mago porque les resulta fantástico que de la noche a la mañana emerja un rostro gigante en una pared donde antes no había nada.

Los adultos mayores me dan consejos en el instante de la creación. Me narran leyendas de importancia histórica sobre el barrio o la pared donde me encuentro pintando. Es un proceso donde absorbo vasto conocimiento del pueblo.

Varios vecinos y gente aledaña me llaman “El artista de Buenavista”. No estoy de acuerdo con el seudónimo que me han otorgado porque pienso que en esta localidad hay muchos pintores merecedores verdaderamente de ese título honorario.

Reconozco que nunca imaginé que se recibieran estas obras con tanta alegría. Se dé buena tinta que han velado y defendido las mismas de bribones que han querido dañarlas. También he conocido de contables querellas desmintiendo las leyendas creadas por el imaginario popular.

Mientras esbozo la obra disfruto mucho que conversen conmigo, lejos de desconcentrarme me divierte bastante charlar en el instante creativo.

Nacen muchas preguntas por parte de los pobladores como:

¿Cuánto cobras por hacerlo? ¿Quién te manda a pintarlos? ¿Porque lo haces? ¿Porque pintas niños?

Y lo más gracioso de todo es cuando me preguntan: ¿Esos niños que tú pintas están muertos?

Siempre aclaro bien que ninguno de los niños que represento es difunto y no cobro dinero ni recibo nada material por pintar estos rostros en las paredes. Son obras de mi inspiración que regalo al barrio convirtiendo conceptualmente a este en una Galería al disfrute de todos. Es importante precisar que no recibo ni deseo financiación de nadie para pintar estos murales. Mis “Colosos” los he hecho, hago y haré con mis modestos recursos.

Seguiré haciendo estos retratos agigantados en las paredes porque considero que estas imágenes son un memorándum constante del valor de los infantes en la construcción de una nación. Cuba está transitando por una etapa donde se intenta edificar un futuro mejor y los pequeños son uno de los pilares fundamentales de ese sueño que ambicionamos. Velar por su correcta formación intelectual, física y moral es una garantía de que las venideras generaciones serán hombres y mujeres de grandes valores. Ya lo dijo nuestro Martí “Los niños son la esperanza del mundo”.

10 Comentarios en “NOTA INFORMATIVA

  1. Máisel, he tenido oportunidad de ver su obra de cerca y pienso que es excelente! Por demás muestra mucho del valor interior de su persona. Gracias por “regalarnos” a todos su arte y adornar nuestra vida de esa manera.

  2. Muy bien. Felicidades mi hermano, esto que haces, a demás de bello, es humano y es genial. Te felicito. La utilidad del arte es lo mejor del ser humano. Sigue así y aquí me tienes para lo que necesites. Desde Ciego de Ávila y con la literatura acuestas.

  3. hombre hace poco vi uno de tus colosos desde una 79 si no me equivoco
    una belleza
    pensar que el simple hecho de pasar por ahi y darle una ojeada a algo que desprende tanta inocencia y ganas de vida te alegra el dia y te llena de sentimientos positivos no importa cuan turbado estes es algo maravilloso
    gracias por los regalos regados por playa

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.